Declaración Tulum 1997

El Sistema Arrecifal Mesoamericano presenta una de las oportunidades más viables y trascendentes en el planeta para ejecutar un proyecto multinacional de conservación sobre un ecosistema de relevancia global.  Los cuatro países que lo conforman, conscientes de esta importancia, se reunieron en 1997 para construir una iniciativa que resaltara los valores ecológicos del SAM y la relevancia de su conservación.

El 5 de junio de 1997, Día Mundial del Medio Ambiente, en la Ciudad de Tulum Quintana Roo, México, los Presidentes de México, Guatemala, Honduras y el Primer Ministro de Belice, firmaron un acuerdo conocido como la Declaración de Tulum.  Este acuerdo promovió la conservación del sistema arrecifal a través de su uso sostenible, el establecimiento de vínculos de trabajo conjunto entre autoridades y promovió el desarrollo de programas y proyectos de cooperación, sentando un precedente histórico en materia de conservación.